Ley del Seguro Social

La Ley del Seguro Social es aquella que se encarga de decirnos cuales son los derechos y obligaciones de cualquier empleador o persona que trabaje. Es una Ley de Seguridad Social que protege a todos los trabajadores en relación de dependencia para que puedan ejercer sus derechos y no sean explotados por sus superiores.

A continuación te brindamos una descripción de lo que es la Ley del Seguro Social, cuáles son las diferentes reformas que se le han hecho. Sigue leyendo y descubre uno por uno los artículos de la legislación del Seguro Social.

Leer la ley completa

Vamos a desglosar un poco cómo está compuesta la Ley del Seguro Social. La misma consta de 319 artículos y está dividida en diferentes capítulos. La primera parte llamada Disposiciones Generales reúne los artículos 1 al 10. Las generalidades ocupan del artículo 11 al 26. A partir del artículo 27 hasta el 40 habla de cuáles son las bases de cotización y las cuotas de los trabajadores. En el artículo 41 hasta el 55 se menciona todo lo que debes saber sobre el seguro de riesgos de trabajo.

Por otra parte, del artículo 56 al 67 podemos mencionar las prestaciones en especie a las que tienen derecho los trabajadores tales como los aparatos de ortopedia, por ejemplo y las de dinero que le ofrecen al trabajador la posibilidad de rehabilitarse con una ayuda económica en caso de accidente o enfermedad.

Los artículos 68 y 69 hacen alusión al incremento periódico de las pensiones emitidas por el Instituto Mexicano del Seguro Social. Desde el artículo 70 al 79 podrás leer cómo son abonadas las cuotas del seguro de riesgo de trabajo.

A partir del artículo 80 y hasta el 90, se hace referencia a todo lo que tiene que ver con las prestaciones de riesgo de trabajo y desde 91 al 104 se habla específicamente de las prestaciones tanto en especies como también en dinero de quienes sufren un accidente de trabajo.

Desde el artículo 105 al 109 se puede leer todo sobre el régimen financiero y la conservación de los derechos.

La medicina preventiva también tiene su lugar en la Ley del Seguro Social en los artículos 110 y 111.  Con respecto a los problemas de salud tales como la invalidez y otros similares, todas las obligaciones y los derechos de los trabajadores, las asignaciones familiares y las pensiones por invalidez, están expresadas en los artículos 112 al 145.

Otro punto que puede interesarte es el seguro de retiro, cesantía por edad avanzada y por vejez. En ese caso deberías leer desde el artículo 152 al 164.

Tus dudas con respecto a los fondos de retiro, serán aclaradas en los artículos 174 al 200. Por su parte, todo lo que tiene que ver con las prestaciones sociales, tendrás que leerlo desde el artículo 201 al 210 A.

Un tema diferente, aunque muy importante, se menciona en los artículos 214 al 217, pues allí se habla de todo lo que tiene que ver con las prestaciones sociales. Inclusive se toca el tema de la afiliación voluntaria en los artículos 218 al 233.

La gente del campo también está contemplada por la Ley del Seguro Social en los artículos 234 al 239. Allí podrás encontrar toda la información que necesitas con respecto a tus derechos como trabajador rural.

En cuanto al Seguro de Salud para tu familia y otros seguros similares, repasa los artículos 240 al 250B para obtener toda la información que necesitas. Finalmente, a partir del artículo 251 tendrás una descripción del funcionamiento del órgano.

¿Cómo se divide la Ley de Seguridad Social?

En la primera parte, se hace una breve reseña sobre cuál es la finalidad que tiene la Ley del Seguro Social y aclara que su lo principal es prestar asistencia médica y otro tipo de protección a todas las personas. Esto será garantizado por el Estado y siempre estará a cargo de las entidades o dependencias públicas además de los diferentes organismos descentralizados de México.

En su artículo 6 explica que comprende dos regímenes diferentes, el obligatorio y el voluntario los cuales están especificados en la página web del Gobierno Mexicano. Asimismo, en el artículo 8, se explica que cada uno de las personas que desean recibir los beneficios del estado deberán cumplir con los reglamentos de la ley.

En el artículo 9, se establece que todas las disposiciones fiscales a excepción de algunas de ellas recibirán sanciones en caso de infracciones. Se asegura también, en el artículo 10, que todas las prestaciones no se pueden embargar bajo ningún punto de vista y que solo pueden hacer eso a las pensiones y subsidios por orden judicial y solo un 50 por ciento del monto.

Régimen voluntario y obligatorio

En el artículo 12 se habla sobre el régimen obligatorio. Está muy claro que comprende los riesgos de trabajo, las enfermedades, el embarazo, la invalidez, la vida, el retiro y la cesantía por edad avanzada.

En lo que respecta a los riesgos de trabajo, el empleado por ley tiene derecho a poseer asistencia médica, quirúrgica y de farmacia, a ser hospitalizado, a ser munido con aparatos de prótesis y también de ortopedia y a recibir sesiones de rehabilitación.

En cuanto a la maternidad, en el artículo 94 dice que la embarazada recibirá ayuda por seis meses para la lactancia además de la capacitación y el fomento de la misma. Si esto no es posible recibirá leche complementaria hasta los dos años de vida de su hijo.

Además, en el Seguro Social y en la Ley de trabajo también está contemplado en el artículo 84 un seguro para aquellos trabajadores que mueren, pues sus familias quedan protegidas.

Lo mismo ocurre si el empleado sufre de invalidez permanente o es cesanteado por tener edad avanzada. En el caso de muerte, la viuda o la mujer que haya convivido con el asegurado, tiene derecho a recibir la protección adecuada, siempre y cuando haya vivido con él durante los últimos cinco años o haya tenido hijos.

En caso de que la persona tenga varias parejas al mismo tiempo, ninguna de ellas tendrá la posibilidad de recibir protección de ningún tipo.

Inclusive tendrán los mismos derechos los padres del trabajador siempre y cuando vivan bajo el mismo techo y los hijos de hasta 16 años.

Se indica también quienes son las personas aptas para ser aseguradas en el régimen obligatorio. Entre ellas se nombran a quienes están vinculadas con un trabajo ya sea eventual o a largo plazo y los trabajadores de todo tipo de empresas o domésticos.

En otro apartado además se hace mención del régimen voluntario a quienes no desempeñan sus tareas bajo patrón, es decir que son sus propios jefes.

Obligaciones de los patrones y derechos de los trabajadores

El artículo 15 es quizá uno de los más importantes, pues habla de las obligaciones de los patrones. Deberán inscribirse e inscribir a sus empleados en el Instituto del Seguro Social. Llevarán un registro con todas las actividades de sus empleados, los días que trabajaron y el salario. Determinarán cuáles son las cuotas a su cargo.

Permitirán que haya inspecciones del instituto para corroborar que los datos sean ciertos.

Si son patrones cuya actividad es esporádica, deberán darle a cada trabajador una nota escrita con los días laborados y cubrir las cuotas necesarias.  Cumplirán con las disposiciones de esta ley y con todos sus reglamentos.

En el artículo 16 se especifica que cualquier patrón deberá tener un contador contratado para hacer valer el reglamento del Código Fiscal de la Federación, siempre y cuando la cantidad de empleados supere un número determinado de personas.

Otros de los derechos de los trabajadores que se pueden leer en la Ley del Seguro Social hacen referencia a que los trabajadores pueden solicitar al Seguro Social su inscripción y avisar las modificaciones de su paso y demás cuestiones referentes a su trabajo. Esto no exime a los patrones de seguir el reglamento al pie de la letra.

En el caso de las cooperativas, estas serán consideradas como patrones al ojo de la ley, no como trabajadores. En cuanto a las bajas por enfermedad o incapacidad temporal, el Seguro Social deberá seguir recibiendo aportes.

En el caso de retiro o cesantía por edad avanzada y vejez, la oficina que se hará cargo es la de las administradoras de fondos para el retiro. La información brindada será confidencial.

En el caso de prestaciones menores a las que brinda la Ley del Seguro Social, el patrón se verá en la obligación de hacer todos los aportes de acuerdo al contrato firmado. Además se especifica detalladamente qué cosas deben hacer los empleadores con los contratos colectivos de trabajo.

Cuáles son los órganos superiores del Instituto Mexicano del Seguro Social

Para conocer un poco más el instituto de servicios sociales deberías leer los párrafos comprendidos entre los artículos 258 y 269. Allí se explica que existen 4 órganos superiores:

Asamblea general la cual es la que determina los ingresos y egresos de dinero.

  • Consejo técnico(Art 263-264): es el representante legal y administra el instituto.
  • Comisión de vigilancia (Art 265 y 266): vigila las inversiones y hace auditorías de dinero.
  • Dirección general (arts. 267 a 269): preside las sesiones tanto de la asamblea general como las del consejo técnico. Además ejecuta los acuerdos que se realizan en el consejo.

Jubilaciones

Existen dos reformas de la Ley del Seguro Social que influyen directamente sobre el tiempo que debe trabajar una persona para jubilarse que son la ley del Seguro Social 1973 y la Ley del Seguro Social 1997.

En el caso de la ley del Seguro Social 1973 o LSS-73, los requisitos para obtener la cesantía son haber cotizado en el instituto de seguridad social 500 semanas laborales como mínimo. Además tu edad deberá ser de los 60 a los 64 años y tener un trabajo con salario al que deberás renuncias. En el caso de que quieras tramitar una pensión por vejez necesitarás tener un mínimo de 500 semanas de labor y más de 65 años.

La pensión la calculará el Instituto del Seguro Social de acuerdo a los valores del salario promedio de lo que ganaste los últimos 5 años antes de retirarte.

Si te encuentras bajo la Ley del Seguro Social 1997 conocido como nuevo sistema de pensiones  deberás tener más del 25 por ciento de las contribuciones lo cual equivale a unas 500 semanas laboradas para no perder el derecho a una pensión. De lo contrario perderás tus aportes.

Para que el Seguro Social autorice tu retiro o jubilación, según la Ley del Seguro Social deberás haber trabajado 1250 semanas cotizadas. Estas incluyen las que laboraste antes de 1997. La pensión, por otro lado, se te abonará a través de una AFORE o de una Aseguradora y el monto a recibir dependerá siempre del dinero que hayas acumulado en tu cuenta individual. En este caso sí perderás todo lo aportado antes de la Ley del Seguro Social 1997.

Las personas amparadas bajo la ley de 1973 recibirán una pensión que equivale al 100 por ciento del salario promedio que recibió durante los últimos 5 años. Esto solo ocurrirá si superas la edad mínima del retiro.

Si te adelantas, la proporción de dinero baja gradualmente y al llegar a los 60 años solo recibirás el 75 por ciento del salario. En cambio, las personas que se rigen bajo la ley de 1997 recibirán un importe proporcional al monto  acumulado en la cuenta de la Afore que puede equivaler a 25 salarios mínimos.

Hace un tiempo atrás, precisamente en febrero de 2016, se quiso sentar jurisprudencia con una tesis sobre la Ley del Seguro Social que abriría la posibilidad de evaluar las pensiones y llegar a un tope máximo de 10 salarios mínimos y no 25 como se viene aplicando hoy en día.

La ley del Seguro Social 2016 no recibió ningún tipo de cambios al respecto y el régimen de pensiones sigue siendo el mismo que antes. No hubieron modificaciones en la Ley del Seguro Social 2016. Sigue todo exactamente igual. Esto significa que tu pensión no va a correr riesgo de ningún tipo.

Recuerda siempre tener presente la Ley del Seguro Social, pues es un documento que todos los trabajadores tendrían que leer a menudo, ¡allí están todos tus derechos! ¡Hazlos valer!